Podemos intentar (nunca mejor dicho) evitar algunos “ataques” de sql injection a nuestro WordPress utilizando el archivo .htaccess, comprobando si dicho ataque contiene un SCRIPT o si se ha tratado de modificar variables php GLOBALS o _REQUEST.

Abrir nuestro .htaccess (en caso de que ya lo tuviéramos) y añadir las siguientes líneas: